Gobierno de Chile

Menú móvil
cabeceraInterior

Simuladores

¿Qué es un simulador?

Un simulador es una herramienta que replica el funcionamiento de un determinado tipo de vehículo, utilizando un programa computacional que permite el usuario realizar una conducción realista del vehículo.

Esta tecnología está basada en el “Aprender Haciendo” y permite al alumno enfrentarse a diversas situaciones sin riesgo ni consecuencia físicas mejorando la efectividad del entrenamiento.

simulador1

¿Qué son los Simuladores?

Los simuladores son una herramienta computacional educativa práctica y efectiva, que sirve para mejorar las técnicas de formación de conductores:

  • Incrementan la calidad y eficiencia del entrenamiento.
  • Mejora las habilidades de conducción en situaciones riesgosas.
  • Se puede utilizar para enseñar técnicas de conducción eficiente sin consumo de combustible ni emisión de contaminantes.
  • Reduce costos de consumo de combustible y reducción de la contaminación, ya que se ocupa como complemento a la formación en vehículo real.
  • Vida útil del simulador es mayor que la de un vehículo real.
  • Exposición a una amplia variedad de situaciones de tráfico. Escenarios específicos de entrenamiento ofrecen muchas situaciones educativas en corto tiempo, las que además son replicables ilimitadamente.
  • Permite practicar la conducción en diferentes condiciones climáticas (niebla, nieve, lluvia) y del entorno (ciudades, pueblos, autopistas, caminos en montaña).

¿Por qué es bueno utilizar un simulador en la formación de conductores?

Un simulador de conducción permite practicar situaciones peligrosas en un ambiente seguro. Sin embargo, en ningún caso el uso de esta herramienta remplaza la formación práctica en un vehículo real. Sólo es un muy buen complemento. Una vez que el estudiante haya utilizado el simulador en su proceso de formación, debería ser capaz de demostrar conocimientos prácticos en:

  • Respeto a las regulaciones de tránsito.
  • Reconocer peligros y evaluación de su seriedad.
  • Entender actitudes de otros usuarios de las vías.
  • Evitar causar situaciones de riesgo y reaccionar apropiadamente cuando ocurran.
  • Desempeño para realizar maniobras de manera precisa y segura.
  • Conducción eficiente con el mínimo consumo de combustible.
  • Identificar factores de riesgo específico relacionadas con la carencia de experiencia de otros usuarios de las vías.